24 de Janeiro de 2010

Gémeas

Mafásiras in Olhares.com

 

publicado por Santos Vaz às 18:36

Las fundas, diez años después (I)

Allá por el año 2001 aparecieron las fundas en el campo bravo y hoy, casi 10 años después, todavía no existe consenso al respecto. Ganaderos a favor y en contra hablan sobre el enfundado con la perspectiva del tiempo en la primera entrega de este reportaje.

Casi una década ha pasado desde que el ganadero de Fuente Ymbro, Ricardo Gallardo, comenzara a emplear las fundas de fibra de vidrio para proteger los pitones de sus toros en el campo. Dos años después, se oficializó el 'invento' y desde entonces muchas han sido las voces, fundamentalmente en contra del novedoso sistema, y al mismo tiempo cada vez más los criadores que las han incorporado a sus respectivas vacadas.

Estos años, donde ya se han podido testar en la plaza miles de toros enfundados, no han servido para lograr el consenso entre aficionados, prensa y público aunque tampoco los ganaderos que día a día trabajan con ellas han puesto demasiado empeño en defender las bondades del enfundado, dejando a los demás, también a los ganaderos en contra de las fundas, que tomaran en muchas ocasiones la voz cantante:

"Las fundas surgen como solución a un problema, que no era otro que el que los toros se ponían astigordos porque había una escasez de superficie y un exceso de concentrado en la dieta. Hubo una ganadería en concreto que tenía ese problema, que todos sabemos cúal es, y así lo soluciona. Está claro que las ganaderías que ponen fundas pueden alimentar a los animales de una forma más artificial, por decirlo de alguna manera, y los toros pueden pesar más, tener más tamaño. Allá cada cual", asevera Victorino Martín García, uno de los detractores de las fundas.

¿Mala prensa o desconocimiento? 

La sanción a Joselito en Logroño y las declaraciones posteriores del torero en las que relacionaba el enfundado con la manipulación, dieron pie a una encuesta entre los usuarios de Burladero a través del canal de Facebook cuyo resultado ha sido demoledor: Casi el 87% de los participantes se declaran en contra de las fundas, alimentando otra vez el debate y la necesidad de poner luz en el asunto: "Es cierto, creo que no lo hemos explicado bien", reconoce Moisés Fraile, ganadero de El Pilar.

"No te hablo como ganadero, como aficionado también estoy de acuerdo con las fundas porque ahora el pitón está limpio. El toro se rasca con las encinas, contra las paredes... Esos 2-3 cms de pitón que los toros perdían antes, ahora no lo pierden. Si observas las astas, salen más toros de plaza de primera que nunca", asegura Fraile. "Son cosas que la gente no conoce. Es como si me preguntan a mi por algo de lo que no tengo ni idea", apostilla Ricardo Gallardo.

A unas semanas de comenzar la temporada, cuando de nuevo saldrá el toro 'enfundado' a las plazas, los ganaderos contrarios a la fundas no se bajan del burro: "Es una manera diferente de criar al toro bravo, el ganadero lo tiene en la cabeza, una manera de ver la Fiesta, el toro bravo... El toro es un animal salvaje, no de granja. Es como si crías un tigre y le pones un aparato en la boca para que no se cargue a los otros tigres en el zoológico, es la misma cuestión. Me parece realmente raro que hagan estas cosas...", explica Tomás Prieto de la Cal, otro de los detractores de las fundas.

Sin embargo, era el propio Joselito quien relacionaba manipulación y fundas desvelando que la propuesta de sanción a su ganadería no respondía ni al afeitado de los pitones ni a la maniobra contraria de sacar punta. Eran las propias fundas las que, según los veterinarios del coso de La Ribera, podrían haber debilitado los pitones hasta el punto de 'confundir' el análisis:

"Leí las declaraciones -afirma Moisés Fraile-, que quitar y poner fundas era la única manipulación, pero eso no es manipulación, es poner una venda encima, con un cartucho. Al revés, se le protege de que no metan los pitones en la tierra y no se desgaste. Ahora salen con más trapío, referente a cara, esos centímetros que antes perdían ahora no los pierden. ¿Tocar al toro? Todo lo contrario, los toros salen más astifinos que nunca".

¿Manipulación o conservación? 

Pero no sólo el ganadero salmantino es de esa opinión, la mayoría de criadores 'pro' fundas no quieren ni oír la palabra manipulación al referirse a la fina película de fibra de vidrio con la que recubren los pitones de sus toros: "¿Cómo va a ser manipular un pitón conservarlo?. Es justo lo contrario", se queja Gallardo.

"Cualquier encaste... el de Domecq por ejemplo, es un toro grande. Los toros con cuatro años, se dañan con el suelo, con las piedras...Fui a Francia y me querían decir que estaba manipulado cuando lo que ocurría es que estaba desgastado", añade el ganadero de Fuente Ymbro.

Aunque hay excepciones, la tendencia contraria a las fundas se generaliza en las ganaderías llamadas toristas: "El toro tiene que usar sus cuernos como arma, como defensa o ataque, a partir del momento en el que le pones unas fundas, pierden su objeto", señala Joao Folque, ganadero de Palha.

"Es una manipulación al toro, a nosotros nos gusta que se críe como nace. Cualquier manipulación no nos gusta. Partimos de la base de que no nos gusta tocar al toro, aunque cuando no hay más remedio porque hay que vacunar, por una cornada o por cuestión sanitaria, hay que tocarlo. Pero lo demás no nos gusta. Es malo para la imagen del toro", apuntala Prieto de la Cal.

 

El tema económico, la prevención de bajas y la posibilidad de lidiar en plazas de categoría a muchos ganaderos que sin fundas no podrían, genera un nuevo desencuentro entre los criadores de un lado y otro en la segunda entrega de este reportaje

 Las fundas se presentaron en su día como una solución más que como un problema. Como una forma impedir que se inutilizaran los toros y minimizar los riesgos de las inevitables peleas en el campo antes de llegar a la plaza. El tiempo y las datos, más allá de otras consideraciones, parecen dar la razón en este aspecto a quienes apostaron por el nuevo sistema:

¿Sólo cuestión de dinero?  

"Se ha notado mucho en cuanto al tema de bajas", asegura Moisés Fraile. "Hombre, bajas sigue habiendo, hay patas rotas... pero se ha notado. Si antes había un 10 por ciento cada año ahora hay un 5 o un 6 por ciento", recalca. Sin embargo, ese aparente beneficio, también económico, es empleado como argumento por los detractores en sentido inverso: "Entiendo el uso de las fundas", dice Joao Folque. "Si puedes vender 3 toros más, pues son 9 millones más de ingresos. Son explotadores mercantiles, yo no soy ganadero, soy criador de toros. Íntegro desde que nace hasta muere", asegura el portugués que, al igual que Tomas Prieto de la Cal, niega la legitimidad de prevenir estas bajas 'a cualquier precio':

"Esas cornadas han pasado toda la vida de Dios, son muchos siglos de existencia. Los ganaderos siempre hemos soportado bajas por cornadas, hemos lidiado rejones, festivales, matado toros a puerta cerrada porque se han fastidiado los cuernos. Yo vivo en el campo, sería impensable para mí dar una vuelta para repasar el ganado y ver eso puesto ahí, es feísimo. Para mi gusto es una afrenta al toro, antiestético, antiético...son 10 minutos...¿por qué tiene que ir el toro al mueco?¿Para qué? ¿Supedito la cuestión romántica a la economía? Hay compañeros de las ganaderías comerciales y toristas que supeditan la economía a todo lo demás, eso está muy mal. Si nos fijamos sólo en la economía lo más razonable es que nos quitemos de esta actividad, no que seamos ganaderos", censura el ganadero de casta vazqueña.

'Gracias a las fundas lidio en plazas de primera, antes era el mayor 'afeitador', dice Victoriano del Río  

Posiciones tan encontradas entre unos y otros, hacen imposible el entendimiento pese a los argumentos esgrimidos por los ganaderos de fundas: "Peor es cuando hay que inmovilizar a los animales seis veces para curar las cornadas. Aquí solo entran dos veces. No influye para nada, es una cosa que se pone pronto y se quita pronto. Se ponen y quitan en diez minutos, ni sufre ni se estresa el animal", justifica el ganadero de El Pilar. "Gracias a las fundas, puedo lidiar en plazas de primera", asevera en el mismo sentido Victoriano del Río

"He sido considerado el mayor afeitador del toreo en el conjunto de los aficionados, el serrucho de oro, acordaos de eso, el mas afeitador era yo, los peores toros, los míos... Era el toro bobalicón y ahora soy lo que soy. Gracias a las fundas, algunos de los mejores toros presentados en Madrid los últimos cinco años son los míos. Hoy las mejores ganaderías se traen gracias a las fundas. Sin fundas no podría venir ninguno. El que más toros astifinos vende ahora mismo es Victoriano del Río y..., yo no habré cambiado", añade el ganadero de Guadalix de la Sierra, que recuerda todavía el mal trago una Feria de la Magdalena de 2003 donde el escándalo por el sangrado de los pitones de alguno de sus toros le costó perder su puesto de privilegio:

 Las fundas pueden confundir o enmascarar manipulaciones, asegura Victorino

"Acuérdate lo que pasó en Castellón y allí no se tocó ningún toro. Estaban desgastados, se quedaron con poca masa, chocan con el burladero y se parten los pitones, lo duro lo habían dejado en el campo", explica Victoriano. "Este año voy a siete plazas de primera. Si yo no tengo los pitones en fundas, ¿cómo sé cómo van a estar los pitones?, se pregunta Ricardo Gallardo.

Victorino Martín García, a su manera, les da la 'razón': "Habría ganaderías que si no hubieran inventado las fundas no podrían lidiar en las plazas importantes que están lidiando ahora, porque se les pondrían astigordos los toros. La ventaja es que con las fundas puedes criar de manera más artificial, con menos espacio y más concentrados. Los toros siempre se han criado con los pitones intactos", insiste el de Galapagar.

"Lo de las cornadas que dicen es la excusa", prosigue Victorino. Con los golpes, los animales también se quiebran, se saltan ojos con fundas, se rompen patas, incluso hay otra cosa... Yo lo respeto, no soy quien, pero es cierto que hay pitones que se quiebran por las fundas. El tema de siniestralidad no lo sé, pero pienso que tampoco puede haber variación en siniestralidad. Habría animales astigordos que no se lidiarían. Además, el tema de las fundas puede confundir o enmascarar posibles manipulaciones", denuncia Victorino. "No hay que pensar mal, que le quitas las fundas y ya aprovechas... Para eso lo podrías hacer igual antes", dice Moisés Fraile.

 

 

 

 

¿Afectan las fundas al desarrollo del toro en la plaza? Los ganaderos, tanto a favor como en contra, exponen sus diferentes argumentos  en la última entrega de este reportaje.

 Hilando con lo que Victorino planteaba al final de la segunda entrega del reportaje, durante estos casi diez años en los que se ha podido examinar las posibles consecuencias del enfundado para la lidia, se han sucedido, también en este aspecto, las voces favorables y contrarias.

Lo que para unos es la protección, para otros es "afeitado psicológico", como en el caso del ganadero de Palha: "No hace falta cortar el pitón... no sabe para que tiene los cuernos, es de cachondeo".

"El toro no pierde distancia alguna, porque el cartucho que se le pone va pegado a la punta del pitón. Además, luego se le quita con tiempo suficiente, 20 días antes de lidiar aproximadamente. Que no busquen fantasmas donde no los hay", replican los ganaderos 'pro' fundas. 

Ahora pegan más cabezazos, incluso ganaderías que antes no lo hacían, afirma Prieto de la Cal

Pitones a un lado, algunos ganaderos como Prieto de la Cal aseguran haber notado cambios en el comportamiento de los toros durante esta década de vigencia del enfundado:

"Soy bastante observador, y sí noto en la lidia que los toros pegan más cabezazos. Sería incapaz de asegurar que se trata por eso, aunque me doy cuenta de que ganaderías que antes no tenían este defecto ahora sí lo tienen. Deberían notarlo los profesionales que se ponen delante. Pegan más cabezazos, me imagino que las fundas tienen que ver".

"En ciertos casos como en la Feria de San Fermín" -añade Prieto de la Cal- "un toro se rompió el pitón de cuajo y no sangró. No me meto en cuestión veterinaria, no soy un técnico, pero para los ganaderos que tienen tan pocos toros como yo que no ponemos fundas, siempre con la base de la integridad y la pureza, nos cuesta más ir a las plazas de primera. Para mí es una competencia desleal, de los que ponen fundas", añade Prieto de la Cal.

Hay una ganadería que no pone fundas y le cuesta lidiar en plazas de primera, asegura Victoriano

"No es cierto que cambie el comportamiento toro", niega Victoriano del Río. "Ahora sale el más bravo, el que se empieza a mover más". Además, para el ganadero madrileño, el argumento contrario cae muchas veces en la incongruencia: "Queremos toros íntegros, astifinos y sin fundas... eso no lo hay. No quiero señalar, pero hay un ganadero que no pone fundas y no puede lidiar en ningún lado. Ni en Sevilla, En Pamplona le cuesta trabajo... Porque no puede y eso que los manipula para que no entren en zona de arena, que no pierdan masas... y al final no puede ir. Al final tendrá que poner las fundas".

"A partir del momento en el que les pones unas fundas, los toros pierden su objeto, comienza a pegar cabezazos", explica Joao Folque. La funda es perjudicial para el orden normal de la lidia y el comportamiento". Pegan cabezazos, insiste Folque. "Si coges videos de Madrid se pueden distinguir las ganaderías que usan fundas de las que no. ¿Cuántos toros derrotan en el burladero? No es natural, introducen un objeto en las astas, que no digan que no es manipulación. Lo reprograman psicológicamente para que no embistan con el pitón".

¿Qué dan más cabezazos?Eso son chorradas, dice Ricardo Gallardo

"¿Más cabezazos?", dice Gallardo, el que más tiempo lleva trabajando las fundas. "Si hay una cosa que si se está perdiendo en las ganaderías es los cabezazos, pero no por la funda. Que cojan y comprueben. Quien diga eso, si no pone las fundas, ¿cómo lo sabe?. Eso son pamplinas y chorradas. La parte más importante es el pitón. Precisamente protegerlo es lo mejor que se le puede hacer al aficionado. Nuestro éxito es que los toros no sepan que llevan las fundas, encontrar la forma que el toro no sepa lo que tiene puesto. No hay que limpiar los pitones. Pero, como somos todos tan creativos, no faltan las ocurrencias", ironiza el ganadero de Fuente Ymbro.

Otro de los argumentos contrarios a las fundas apelaban a un posible reblandecimiento de los pitones: "¿Ablandar?, dice Gallardo. "Pero si el pitón va envuelto, la fibra le protege, cuando cortas todo, es cuando se abre y florean. Con las fundas ya no se ven toros floreados (escobillados) en las plazas. ¡Si con las fundas las puntas del pitón están fuera!, apela el de Fuente Ymbro que resume el 'problema' en clave distinta, trascendiendo a las propias fundas:

"En este mundo todo lo que sea innovación y evolución directamente se quiere tirar por tierra. Ese es el problema que tenemos, que aquí todo es destructivo", apostilla el ganadero.

publicado por Santos Vaz às 17:00

23 de Janeiro de 2010

 

La empresa Cormacarena ha instado al alcalde de Medellín a que tome medidas para evitar nuevos ataques y provocaciones de activistas antitaurinos que el pasado sábado intentaron reventar la novillada que abrió la feria de la Macarena y pide ‘protección de las autoridades'.

En el comunicado, director ejecutivo Santiago Tobón Echeverri manifiesta su preocupación por "los extremos de violencia a que están llegando los grupos antitaurinos, que alcanzaron un nivel verdaderamente alarmante el pasado sábado. Créanos señor alcalde. Estuvo a punto de de suceder algo trágico. Hasta bombas explosivas lanzaron estos antisociales a los asistentes, todas personas de paz y de bien, que solo quieren disfrutar tranquilamente de una actividad protegida por la Constitución Política, la Ley y la Jurisprudencia".

"Nos duele constatar - continúa la empresa - que el estímulo de las dos últimas administraciones municipales (la anterior y la suya) a estos grupos, nos esté conduciendo a estos extremos. Por eso, urgimos protección de las autoridades competentes sobre las cuales Ud. es primera autoridad, al espectáculo y a sus asistentes, como lo ordenan la Constitución y la Ley".

 

El Burladero.com 21/1/2010

publicado por Santos Vaz às 08:09

21 de Janeiro de 2010

Con un toro auténtico y una lidia clásica, la Tauromaquia posee una belleza inigualable.

 

Marcial Lalanda

publicado por Santos Vaz às 18:59

19 de Janeiro de 2010

 

Muchas veces he repetido que este hermosísimo animal no es "naturaleza" sino "cultura": el fruto de un delicadísimo proceso de selección, una creación humana.

 

publicado por Santos Vaz às 21:23

 

Dança Com Touros - João Santiago

Olhares.com

publicado por Santos Vaz às 15:15

17 de Janeiro de 2010

 

Fernando Botero nasceu em 1932, na colombiana cidade de Medellín. Pintor e escultor fundamentalmente autodidacta, teve no entanto breves passagens pelas academias de San Fernando, em Madrid, e San Marcos, em Florença, durante a década de cinquenta, experiência que, embora o tenha influenciado, não marcou profundamente a sua obra.

Considerado o artista colombiano mais importante das últimas décadas e um dos mais relevantes Sul-Americanos, Fernando Botero passou longas temporadas na Europa, no México, Nova York e Paris, onde se radicou no início da década de setenta.

A partir de 1976, Botero passou a conciliar a pintura com a escultura, tendo vasta obra como escultor, especialmente em bronze e mármore.

Aficionado desde pequeno, a Tauromaquia passou a ser tema recorrente da obra de Botero a partir do início dos anos oitenta. Com mais de sessenta obras divididas em óleos, aguarelas e desenhos a carvão, Fernando Botero retrata todos os pormenores da Festa Brava desde matadores, picadores, trajes de festa, danças flamencas, bancadas repletas de público até ao sangue derramado na arena.

A paixão pelos touros levou-o também a criar impressionantes cartazes para corridas nas praças de Madrid, Pamplona e Sevilha.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

também publicado em taurodromo.com

 

publicado por Santos Vaz às 19:44

 

Los nacionalistas con el apoyo de los antitaurinos y de los socialistas quieren prohibir las corridas de toros en Cataluña. Es evidente que en un lugar donde se prohíbe utilizar el español no sólo en las aulas, sino hasta en el recreo, donde te multan por poner un cartel en tu negocio en español y no en catalán y donde también se prohíbe hablar español en los medios de comunicación, está claro que la fiesta nacional pueda tener los días contados. Para la clase política catalana no hay más nación que Cataluña, ni puede haber otra fiesta nacional que ver ganar al Barça, pero que culpa tiene el Barça de que cuatro insensatos tengan ansias de poder.

El argumento de la protección a los animales es falso, y la prueba de ella es que el proyecto de ley admitido a tramite no se refiere para nada ni a la caza, ni a la pesca, ni al engorde de algún animal, ni a la cría de pollos en condiciones tan crueles como las que afronta el toro de lidia en la plaza. El único problema son las corridas de toros porque domingo tras domingo y no digamos nada si torea y triunfa José Tomás, el rito de la sangre y la arena recuerda que Cataluña siempre ha sido parte de España.

Los toros no es sólo de España, también es de los países hispanoamericanos, de Francia, de Portugal en su versión y de las Islas Azores ¿Porqué no pueden ser también de Cataluña?

¿Qué clase política hay en Cataluña? Que los ERC o los de CIU traten de borrar todo lo español de Cataluña no nos sorprende a nadie. Son fruto de los errores de la transición, empezando por la ley electoral que tanto poder les da en el Estado que intentan destruir. La vergüenza es el doble juego de los socialistas que por un lado han presentado una enmienda para que no se tramite el proyecto y por otro han dejado en libertad de voto a sus diputados protegiéndoles encima con el secreto, cosa que no ha sucedido ni con la ley del aborto. Menudas prioridades a la hora de permitir de decidir en conciencia.

Para seguir adelante con la ley del aborto no hubo voto secreto, pero para esto si hay voto secreto y además se le da libertad de voto a los diputados ¿Por qué? Porque es el reflejo de una clase política mezquina que sabiendo como saben que en Cataluña hay mucha afición a los toros, no quieren que los ciudadanos identifiquen a los grupos políticos que abiertamente están a favor o en contra de la fiesta. Hace tres o cuatro años se habló sin ningún tapujo de comisiones del 3% y nadie se escandalizó. Hace dos o tres semanas el presidente de Cataluña se abrazó al poder judicial que nace del Estatuto y nadie se escandalizó de que en Cataluña no haya división de poderes. Hay un doble lenguaje. Ya se podían fijar más en Sarkozy que ha defendido los toros en su campaña electoral.

Se quiere prohibir las corridas de toros, pero de los correbous de Tarragona, muchos de ellos comandados por ayuntamientos gobernados por ERC ni pío. Y es una tradición taurina de Cataluña y también hay que decir que están denunciados por maltrato al animal, pero de esto no dicen nada. Pero es una clase política que sabe que cuando pueden afectar a los sentimientos de los ciudadanos, que pueden ser votantes nacionalistas o del PSC y que puede tener una repercusión electoral deciden votar en secreto y con libertad de partido para que no les identifiquen. Son unos sinvergüenzas.

Estos nacionalistas se han encontrado con un movimiento promovido por ecologistas de salón que no tienen ni puñetera idea de los que es el toro de lidia. Tendrían que saber que el toro de lidia si no existe la fiesta no hay tauromaquia y por lo tanto, como raza desaparecerían. Tendrían que saber también que la tauromaquia en sí es una expresión popular, turística y habrían de saber esos que votan por la desaparición de las corridas de toros en Cataluña que normalmente cuando comemos carne, el animal al que esa carne pertenecía de alguna manera a sufrido cuando se le lleva al matadero. Pero es que hay expresiones populares en las que se utilizan toros que probablemente tienen más crueldad que lo que ocurre en una plaza de toros.

Estos progres de mayo del 68 han pasado del lema “prohibido prohibir” -cuando decían que levantaban los adoquines y que debajo esta el mar y hay que prohibido prohibir-, ya ves tu que chorrada y mamarrachada, a prohibirlo todo. El eje del debate ha de ser reivindicar la libertad individual. La libertad para ir a los toros o para no ir a los toros.

Total, que llevan camino de prohibir los toros en Cataluña con un charnego de Córdoba al frente de la Generalidad. Hay que decir que charnego significa inmigrante de una región española de habla no catalana, en éste caso de Córdoba, provincia de donde es Montilla.Y menos mal que ha sido otro socialista el que lo ha dicho, Barrera, el presidente de CLM. Y estos sátrapas se van a llevar la principal cantidad de valores que tenemos allí en Cataluña. Claro que esto tiene la ventaja de que millones de españoles se van a dar cuenta de una vez de que el nacionalismo es uno de los mayores enemigos de la libertad.

Las corridas de toros es una fiesta nacional que cohesiona y vertebra España, desde Galicia a Murcia, desde Cádiz a Roses (Girona), desde Bilbao a Málaga, y desde Extremadura a Valencia.

Para los que dicen que los toros no es cultura, sino sólo tradición, quiero hacer alguna referencia de la importancia que en términos de cultura ha cubierto en el transcurso de la historia de la fiesta: los toros de Goya, son diferentes a los de Picasso, y éstos a su vez diferentes de los de Manet o Lucas Villamil.

El filósofo José Ortega y Gasset explicaba que era impensable estudiar la historia de España sin considerar las corridas de los toros. Ortega y Gasset, en su obra “La caza y los toros”, se extrañaba que el toreo, diese tanto que hablar. Posteriormente, la generación del 27 en su mayoría fue amante de la fiesta, sobre la cual escribieron, pintaron y esculpieron. Vale citar las palabras con las que Federico García Lorca manifestaba su abierto apoyo y gusto por la tauromaquia: “El toreo es probablemente la riqueza poética y vital de España, increíblemente desaprovechada por los escritores y artistas, debido principalmente a una falsa educación pedagógica que nos han dado y que hemos sido los hombres de mi generación los primeros en rechazar. Creo que los toros es la fiesta más culta que hay en el mundo”. La frase no es de ningún ministro de Franco, sino de Federico García Lorca.

Ortega y Gasset, al igual que otros autores como el académico José María de Cossío, realizaba un paralelismo entre las corridas de toros y la historia de España:

“Afirmo de la manera más taxativa que no puede comprender bien la Historia de España, desde 1650 hasta hoy, quien no se haya cimentado con rigorosa construcción la historia de las corridas de toros en el sentido estricto del término, no de la fiesta de toros que, más o menos vagamente, ha existido en la Península desde hace tres milenios, sino lo que nosotros actualmente llamamos con ese nombre. La historia de las corridas de toros revela algunos de los secretos más recónditos de la vida nacional española durante casi tres siglos. Y no se trata de vagas apreciaciones, sino que, de otro modo, no se puede definir con precisión la peculiar estructura social de nuestro pueblo durante esos siglos, estructura social que es, en muy importantes órdenes, estrictamente inversa de la normal en las otras naciones de Europa”. -José Ortega y Gasset:-

Otros intelectuales contemporáneos, como Enrique Tierno Galván, subrayaron el carácter socialmente pedagógico de la tauromaquia: “Los toros son el acontecimiento que más ha educado social, e incluso políticamente, al pueblo español”. Y abundaba en el refinamiento del gusto artístico que supone para sus aficionados:

“El espectador de los toros se está continuamente ejercitando en la apreciación de lo bueno y de lo malo, de lo justo y de lo injusto, de lo bello y de lo feo. El que va a los toros es exactamente lo contrario de aquel aficionado a los espectáculos, de quien dice Platón que no tolera que le hablen de la belleza en sí, de la justicia en sí y de otras cosas semejantes. El espectador de los toros no es un mero, un simple aficionado a lo espectacular, ni tampoco exclusivamente un entusiasta de la exaltación embriagadora, es, mejor que todo esto un amante del conjunto del cual, en cuanto acontecimiento, es parte necesaria”. -Los toros acontecimiento nacional, E. Tierno Galván-

Una larga lista de escritores de varios países ha escrito exaltando el toreo como una parte importante del alma de sus pueblos. Entre los artistas vivos que defienden el toreo se encuentra el peruano Mario Vargas Llosa, el escultor y pintor colombiano Fernando Botero y el escultor y pintor mexicano Humberto Peraza.

Entre los partidarios de la tauromaquia se encuentran también Francisco de Goya, Nicolás Fernández de Moratín, Valle-Inclán. Filósofos como Fernando Savater o Enrique Tierno Galván, y artistas como Joaquín Sabina o Joan Manuel Serrat, aducen que estas críticas de los antitaurinos obedecen a la ignorancia, ya que el toro de lidia vive en libertad en su hábitat natural y, sin las corridas, no solo se extinguiría el toro bravo, sino el propio ecosistema en que se desenvuelve (las dehesas). Otros defensores del toreo, como el catedrático Andrés Amorós, argumenta que nadie ama más al toro que un buen aficionado a las corridas: “nadie admira más su belleza, nadie exige con más vehemencia su integridad y se indigna con mayor furia ante cualquier maltrato, desprecio o manipulación fraudulenta”.

Otros dos grandes aficionados, Tirso de Molina y Calderón en cuyos dramas ya hay alusiones al mundo de las corridas como un elemento idiosincrásico español. También Joaquín Sabina o Joan Manuel Serrat. Y si recorremos, muchos procedentes de la tradición liberal o de la mejor izquierda, se les hace muchísimo más complicado a los antitaurinos justificar intelectualmente su ataque que a los taurinos su defensa. Izquierda y derecha, andaluces y catalanes, obreros y empresarios, españoles y extranjeros, iletrados y cultos…la afición taurina cala en todos los estamentos sociales, y sólo el ecologismo tontorrón y totalitario o la simple aversión a la libertad imperante en esa región que Boadella considera ya un régimen y no una democracia, puede explicar el deseo de prohibir los toros por decreto.

Los mejores talentos literarios y periodísticos del siglo XX apoyaron la fiesta: César González Ruano, Julio Camba, Wenceslao Fernández Flórez y hasta Manuel Chaves Nogales, que biografió gloriosamente a Belmonte sin ser taurino, supo entender la dimensión cultural de la fiesta al margen de sus reservas personales.

La poesía de Alberti es rica en apología de la estética taurina: “El pase de muleta / es el arco glorioso / que al fin rinde el acoso / que la muerte sujeta. / Y cuando atravesada / siente el toro su vida, / piensa que la corrida / vale bien una espada”.

O estos otros versos de José Bergamín, quien tampoco halló incompatibilidad entre su credo marxista y la devoción por el toro en su obra La música callada del toreo: “Un prodigioso mágico sentido, / un recordar callado en el oído / y un sentir que en mis ojos sin voz veo. / Una sonora soledad lejana, / fuente sin fin de la que insomne mana / la música callada del toreo”.

Ortega y Gasset confesó: “Hubiera cambiado mi fama por la gloria que solo es dable a los matadores de toros”.

A Pérez de Ayala le dieron la tabarra con los derechos animales y respondió: “Lleva usted razón, si yo fuera presidente del gobierno suprimiría las corridas de toros, pero como afortunadamente no lo soy, pues no me pierdo ni una”.

Cuando a Gerardo Diego, estando en Santander, le preguntaron si no le había parecido excesivo presenciar una corrida por la mañana, otra por la tarde y una tercera por la noche, se limitó a decir: “Todos los días deberían ser así”.

Del modernista Villaespesa a la primera voz de la generación del 50, Claudio Rodríguez; de Cervantes a Blasco Ibáñez; de Zuloaga a Goya; del actor Paco Rabal a Dalí o Ramón Gómez de la Serna; de Luis García Berlanga a Gregorio Marañón; de Miguel Hernández a Cela; de Benito Pérez Galdós a Ernest Hemingway u Orson Welles (cuyas cenizas están enterradas, por voluntad explícita, en una finca de los Ordóñez), es abrumadora la nómina de genios que se han adherido a la fiesta con pasión y meditado sobre su sentido con hondura. Vicente Aleixandre (Toro, La cogida, Corrida en el pueblo, Misterio de la muerte del toro), Dámaso Alonso (Torrente de la sangre), José María Pemán (Torero vistiéndose), Jorge Luis Borges (De la diversa Andalucía), Miguel Ángel Asturias (Toro-Tumbo), Pablo Neruda (Llegada a Puerto Picasso), Rafael Duyos (El toro cinqueño), Manuel Altolaguirre (Era un dolor y Joselillo), José Antonio Muñoz Rojas (Elegía a Manolete), Gustavo Adolfo Bécquer (La corrida en Argón), Juan Ramón Jiménez (Auroras de Moguer), Alfonso Canales (Oda a Antonio Ordóñez, El toro Lázaro), Fernando Villalón, Jean Cocteau, el poeta futurista ruso Nicolai Aseiev o Jorge Guillén.

Claro que en el extremo opuesto tenemos a Joan Saura, a Josep Lluis Carod-Rovira, a Vicent y a Rahola. ¿El debate promete ser muy reñido? Jejeje, dejémonos de bromas.

Las corridas de toros son también una importante actividad económica, que es una fuente de empleos y genera cuantiosos ingresos, principalmente por venta de entradas y derechos de televisión. Los festejos populares que organizan los ayuntamientos, coincidiendo con sus fiestas patronales (o con cualquier otra celebración), generan también un movimiento económico muy importante y moviliza una gran infraestructura (ganaderías, transportes, seguros, médicos y ambulancias, bandas de música, fuegos artificiales, cartelería…): se estima que en los pueblos de España se celebran unas 20.000 celebraciones taurinas al año, y se lidian unas 100.000 reses, lo que supone un gasto de unos 140 millones de euros anuales para que los toros corran por sus calles.

Ir a los toros es una elección personal del aficionado, una pasión. La corrida mezcla la fiesta de la vida con la tragedia de la muerte. La relación con el toro no es de ternura, ni de compasión, sino de admiración, de respeto. Y eso cuesta entenderlo a ciertas mentalidades urbanas, alejadas del campo.

 

http://robertorj.wordpress.com/2009/12/20/la-tauromaquia-es-cultura/

publicado por Santos Vaz às 12:46

 

Luis Eduardo Aute conseguiu unir taurinos e anti-taurinos nas críticas aos seus mais recentes artigos. Defendeu que as corridas poderiam deixar de terminar com a morte do touro, tal como acontece em Portugal, e assim lançou a polémica de ambos os lados desta barricada.

Do lado dos anti-taurinos, a reacção é, como sempre, o fim pelo fim da corrida de toiros. A intolerância, o profundo ódio à tauromaquia, a luta pelos interesses pessoais de grupelhos políticos. Sem justificação, sem ideologia, apenas ódio e terrorismo. Nunca ouvimos posições moderadas por parte destes grupos, nunca os ouvimos defender as corridas “incruentas”, o que seriam o mais normal, se a sua causa fosse ideológica e a sua preocupação o bem-estar dos animais. Querem o fim, pelo fim.

Os taurinos consideram que a corrida perde parte significativa do seu simbolismo sem a morte do animal. Ouvi em tempos uma referência a um toureiro que dizia, quando confrontado com a comparação entre o toureio e o teatro que “aqui se morre de verdade”. Além do mais, está comprovado que o touro sofre incomparavelmente mais no intervalo de espera entre o fim da corrida e o matadouro, seu destino final.

 

Con el inconmensurable horror del terremoto en Haití aún caliente y con las otras catástrofes menos naturales que asolan el mundo contemporáneo, esta polémica de 'toros sí, toros no' me resulta extremadamente frívola pero ante el aluvión de opiniones criticando, con mayor o menor virulencia, mi artículo en defensa de las corridas de toros me veo obligado a aclarar algunos puntos.

Siento una profunda aversión hacia cualquier tipo de maltrato que se le pueda infligir a cualquier animal. Eso que quede muy claro. Pero me gustan las corridas de toros, esa es la verdad, y no voy a enunciar todo lo que, desde mi punto de vista, se representa en esa ceremonia ancestral de la eterna pugna entre la fuerza y la inteligencia y otros conflictos de poderes ("de poder a poder" se dice en lenguaje taurino) porque serían reflexiones largas y exhaustivas que me apartarían de la intención urgente de esta nota aclaratoria.

Encuentro perfectamente defendibles las opiniones en contra de que se mate al toro aunque, como se sabe, el matadero es su destino final, lamentablemente. Entiendo y suscribo que pudiera desarrollarse la Lidia sin tener que rematar la faena con la muerte del animal. Bastaría con el simulacro, como sucede en Portugal donde no se mata al toro y no por ello se resiente la magia del rito taurino.

Al ser humano que se pone delante de un toro para torearlo prefiero llamarlo 'torero' antes que 'matador', palabra por la que siento un hondo rechazo.

En cuanto a un par de críticas aparecidas en Internet a mi artículo, me gustaría puntualizar:

1- En el Norte también hay afición a los toros. Entre otras plazas, ahí están las de Pamplona en San Fermín y Bilbao en su Semana Grande. Y un poco más al Norte, en Francia, en Nimes, hay también una grande y creciente afición a los toros.

2- Efectivamente, Goya fue un luchador incansable contra cualquier tipo de despotismo de poder y, siendo así, ahí está su 'Tauromaquia' como prueba de su afición a los toros. Picasso fue, también, un inequívoco luchador contra la dictadura franquista y, sin embargo, ahí está su 'Tauromaquia' como prueba de esa afición. Y así muchos otros...

publicado por Santos Vaz às 09:21

16 de Janeiro de 2010

"la Fiesta no necesita defensa alguna puesto que el arte jamás lo ha necesitado. Es tan grande la Fiesta de los toros que se defiende sola. Sólo hay que amarla y emocionarse con ella".

 

Enrique Ponce

publicado por Santos Vaz às 10:58

mais sobre mim
pesquisar
 
Janeiro 2010
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2

3
4
5
6
7
8
9

11
12
13
14
15

18
20
22

25
26
27
28
29
30

31


arquivos
2017:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2016:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2015:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2014:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2013:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2012:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2011:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2010:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2009:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


Contador

Contador de visitas Saúde
subscrever feeds
blogs SAPO