31 de Outubro de 2010

 

A las once de la mañana, Pío García Escudero y María Rosa Vindel han presentado ante el Tribunal Constitucional el recurso contra la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, aprobada por el parlamento catalán el pasado mes de julio.

El portavoz del PP y la portavoz adjunta del grupo en la misma Cámara, han registrado el recurso -de 38 páginas- que está firmado por 50 senadores populares, de acuerdo con una de las vías que la normativa vigente permite para recurrir una norma ante el Tribunal Constitucional.

Los autores del recurso defienden la Fiesta de los Toros, a la que consideran un fenómeno nacional, cultural, histórico, social, económico e industrial. No obstante, fundamentan el recurso sobre bases estrictamente de derecho y consideran que la prohibición de las corridas en Cataluña “es un alarde de incoherencia, porque, paralelamente se permiten los festejos con toros”. El recurso se basa en cuatro puntos que se detallan a continuación:

LA CUESTIÓN COMPETENCIAL

Según el PP, la decisión adoptada por el Parlament entra en ámbitos competenciales que le son ajenos. Así, se prohíbe de plano la actividad taurina con una norma que invade positivamente competencias estatales, ya que utiliza competencias de las que la autonomía carece.

El recurso de los senadores del PP recuerda que el derecho comunitario reconoce expresamente los valores de la Fiesta Nacional, y recoge la tauromaquia como una excepción al régimen general de tutela en materia de bienestar animal.

También se insiste en que las competencias normativas de la Fiesta de los toros corresponden al Estado. Reconocen que, en todo caso, lo que se ha llegado a transferir a las CC.AA. son, literalmente, las competencias que sobre el espectáculo taurino desempeñaba el Ministerio del Interior.

El problema, dicen los populares en su recurso, es que la ley catalana no se limita a regular o reglamentar la Fiesta de los toros en cuanto a su práctica y desarrollo, sino que la prohíbe de plano.  Según el PP el asunto no admite controversia alguna. Con la Ley en la mano el Parlament, a estos efectos prohibitivos de la actividad, carece de competencias, ya que éstas están reservadas a la Administración General del Estado.

LA CUESTIÓN CULTURAL

En el análisis de la vertiente cultural de la Fiesta,  el recurso del PP estima que la decisión de prohibir los toros en una comunidad autónoma vulnera hasta cinco artículos de la Constitución: el 20, que recoge la libertad de expresión, libertad de creación artística, libertad de cátedra y libertad de comunicación; el 27, sobre el derecho a la educación; el 44, en el que se dice que los poderes públicos promoverán el acceso a la cultura; el 46, que establece que los poderes públicos garantizarán y promoverán el enriquecimiento del patrimonio histórico, cultural y artístico español, y el 149.1.1º que indica que el Estado tiene competencia exclusiva sobre la regulación de las condiciones que garantizan la igualdad entre todos los españoles.

Para el PP la consideración de los toros como una actividad cultural no admite dudas, ya que está recogida en varios textos legales (Ley de Patrimonio, regulación de la medalla de bellas artes, etc.). La prohibición del Parlament, en su opinión, deja en papel mojado también el artículo 9.2 de la Constitución, que ordena a los poderes públicos facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida cultural. El recurso recoge múltiples sentencias del propio Tribunal Constitucional que afirman que “corresponde al Estado la preservación del patrimonio cultural común”.Los recurrentes insisten en que la prohibición de la Fiesta de los Toros, como fenómeno cultural de ámbito nacional únicamente compete al Estado, nunca a las CC.AA., en aplicación del artículo 149.1º.28, y no cabe oponer razones de índole protector de los animales.

LA CUESTIÓN EMPRESARIAL

Además de los toros como actividad cultural, el recurso del Grupo Popular aborda una perspectiva económica, al considerar la Fiesta una actividad empresarial integrada en el tejido económico. En este ámbito, los populares observan la vulneración de otros cuatro artículos: el 38, que reconoce la libertad de empresa y se asegura de que los poderes públicos garanticen y protegen su ejercicio; el 40, que dice que los poderes públicos promoverán el progreso social y económico; el 128, que establece que la riqueza del país está subordinada al interés general, y el 149.1.13º, que fija como competencia exclusiva del Estado el establecimiento de las bases y coordinación de la planificación general de la actividad económica.

Asimismo, el recurso contempla la Fiesta como una actividad económica y empresarial de producción de bienes y servicios de mercado. El artículo 139.2 de la Constitución, que el PP considera también infringido, establece que “ninguna autoridad puede adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español”.

El PP recuerda en el texto del recurso que es al Estado al que le corresponde la ordenación general de la economía y la realización de una política económica nacional, mientras que las CC.AA. tienen competencias de desarrollo de su propia economía regional.

En el recurso se explica que hay un principio constitucional no escrito, el de la unidad del orden económico nacional, que estaría contravenido por la decisión del Parlament. Los populares consideran que la actividad taurina constituye un mercado económico propio, de producción de bienes y servicios, que se configura como un sector económico de primera magnitud. En este contexto, es evidente, según los recurrentes, que una norma prohibitiva es un elemento distorsionador y desequilibrante del mercado, que afecta a otros territorios e intereses diversos.

Como apoyo argumental y jurídico, se recogen en el texto del recurso multitud de sentencias del Alto Tribunal en las que se afirma que “queda reservada a las CC.AA. la competencia para adoptar medidas que no resulten contrarias a las directrices del mercado agropecuario, sino complementarias, concurrentes o neutras”.

LA INCOHERENCIA DE PROTEGER LOS CORREBOUS

Por último, en el recurso de analiza otra norma catalana, la que decidió proteger los correbous o toros de las calles. La principal conclusión en esta parte del texto es que “si Cataluña protege una actividad taurina, debe proteger las corridas de toros”.

publicado por Santos Vaz às 17:29

'Destrozan' la ganadería de Rogelio Martí en Cataluña

 

Los antitaurinos pintaron a los animales y la plaza

La violencia antitaurina se ha vuelto a hacer presente en Cataluña. El último afectado ha sido el ganadero catalán Rogelio Martí, que tiene una finca de bravo en el municipio de Alfara de Carles, en el Bajo Ebro tarraconense. De los abolicionistas, dieron cuenta una camada de becerros que estaban apartados para ser herrados próximamente, y que aparecieron cubiertos por pintadas de spray.

"Han hecho una salvajada", explica el criador, que el pasado sábado se encontró en su finca con una imagen dantesca. Los animales repartidos por los distintos corrales y destrozos y pintadas en la plaza de tientas y el restaurante anexo. "Fue durante la noche del viernes al sábado", comenta resignado Martí.

Lo peor, que los animales presentaban una pobre imagen. "Pacerían desechos, como si los hubieran meneado mucho, incluso de haberlos toreado", además de las pintadas realizadas con spray, donde aparecían leyendas clásicas de estos grupos antitaurinos como la de "asesinos" y "visca la ILP", además de la leyenda "J.E.R.C." (que ha aparecido en más actos perpetrados por grupos de nacionalistas radicales).

Sin embargo, no fueron los animales los únicos que sufrieron su presencia, también la plaza de tientas, que apareció con pintadas y el restaurante, donde llegaron a romper los tiradores de cerveza. Por ello, Rogelio Martí avisó con rapidez a los Mossos d’ Esquadra.

"No hay derecho a que nos hagan algo así", mantiene el criador, indignado porque "los animales no tienen la culpa de nada y sobre todo los que han sufrido a estos tipos". Además, asegura que "dicen que lo hacen para defender a los animales pero no saben el daño que les han hecho".

 

in: http://www.burladero.com/noticias/014807/rogelio/marti/antis/agresion/ataque/finca/cataluna

Dizem-se estes senhores os defensores dos animais. Bando de terroristas e vândalos!
publicado por Santos Vaz às 17:02

24 de Outubro de 2010

 

-La calidad en la Fiesta radica en una mayor implicación por parte del sector ganadero en la economía del toro.

 

- Los elevados costes de producción del toro hacen insostenible la viabilidad de la Tauromaquia, y evitan que sea un espectáculo que pueda competir con las ofertas de ocio en el mercado.

 

- El 6% es el porcentaje de participación del sector ganadero en la actualidad, sería necesario llegar al 11% para conseguir cubrir costes de producción.

- Necesidad inminente de ajustar la oferta y la demanda.

 

- La crianza del toro debe estar orientada en la búsqueda de un toro con emoción y bravura, directamente relacionado con la mejora del espectáculo.

- La ausencia de patrocino, de inversión y de masa crítica condicionan la modernidad de la Tauromaquia.

- Transmitir un compromiso responsable y coherente ayudará a la Tauromaquia.

_ El nivel de exigencia al toro en la actualidad ha llegado a unos parámetros que no son naturales. Y puede ser calificado como fraude hacer ver al público que el toro no puede ser de otra condición.

- La ausencia de formación de las autoridades y los baremos de los veterinarios repercuten negativamente

- La atomización de los reglamentos taurinos posibilitará una coherencia y una uniformidad para cumplir los requisitos.

- La potencia económica de la Fiesta se encuentra en la búsqueda de un espectáculo de mejor calidad, basado en el toro como pilar fundamental.

- El exponencial crecimiento en el número de festejos de los últimos años no ha revertido beneficio a los ganaderos, es necesaria un ajuste oferta y demanda.

- Hay que ofrecer un espectáculo con capacidad de sorprender, más reducido.

- El exceso de conocimiento técnico de los toreros unido a una depurada selección de los toros nos ha llevado a un espectáculo predecible.

- Hay que evitar los protagonismos innecesarios de ciertos profesionales que pueden condicionar el espectáculo.

- La necesidad de una correcta exposición de los valores medioambientales de una ganadería de lidia potencia el turismo rural.

- Proyecto Taurísmo (desarrollado a través de la Mesa del Toro) abrirá las puertas de las ganaderías de lidia.

- Hay que enarbolar la bandera del mantenimiento del ecosistema dehesa en la sociedad por los valores económicos y de conservación.

- El toro de lidia es el animal que mejor se adecua a las condiciones del ecosistema dehesa.

- La creación de la marca de calidad en la carne de toro de lidia supone un aprovechamiento de las bondades de la raza de lidia, que repercute positivamente en la rentabilidad de su economía.

- El Libro Genealógico supone una herramienta de garantía de calidad y sanidad, que asegura la pureza de la raza.

- Existe la necesidad de abrir las ferias a más toreros y a más ganaderías para crear un espectáculo más variado y con más emoción.

- El toro que quieren las figuras es un toro bravo que humille y repita. Se planteó un intenso debate con dos tipos de emoción: la emoción del miedo y la emoción del bien torear, aquella donde el toro invita ser toreado y permite al torero abandonarse.

- La cría de un toro estandarizado ha conllevado la pérdida de la emoción y la eliminación de encastes.

- Debe existir un compromiso por parte de los ganaderos por criar toros con emoción y a las figuras del toreo se les debe pedir un compromiso con la Fiesta, y que hagan gestos que engrandezcan el espectáculo, aportando variedad.

- Polémica sobre la ausencia o no de verdadero periodismo taurino, a favor de la crítica taurina.

- Denuncia del intrusismo en el sector.

- El toro debe volver a ser pieza clave, donde estriba la esencia de la Fiesta, y es necesario saberlo mostrar en los medios.

- La relación de los medios de comunicación con la Fiesta se ha deteriorado en los últimos años, por un alejamiento del sector y una falta de explicación sobre el papel de cada uno de los sectores.

- Es fundamental desarrollar a través de los medios la labor pedagógica de los ganaderos, especialmente para atraer al público más joven.

- Todas las organizaciones representadas piden apoyo y confianza a todos los sectores taurinos para conseguir una verdadera Unión del mundo del toro

 

inhttp://www.burladero.com/noticias/014763/conclusiones/congreso/mundial/ganaderos

publicado por Santos Vaz às 14:37

23 de Outubro de 2010

 

 

Montijo - Corrida de Homenagem a José João Zoio

publicado por Santos Vaz às 21:58

Savater coge al toro por los cuernos

ALFREDO CASAS 21/10/2010 11:31

 

Ayer tarde, Fernando Savater visitó la sede social del Club Cocherito de Bilbao. Antes de participar en una mesa de debate junto a Francis Wolff, François Zumbielh y Santi Ortiz, el filósofo donostiarra presentó su último libro, una obra titulada "Tauroética", lujosamente publicada por la Editorial Turpial dentro de su colección Mirador.

Les animo a adentrarse en las no más de 90 páginas de este didáctico, sencillo, ágil y enriquecedor ensayo, surgido como consecuencia del debate suscitado en el Parlamento de Cataluña a propósito de la dichosa Iniciativa Legislativa Ciudadana abolicionista y antitaurina. Un cuento chino del que, por el momento, desconocemos el desenlace.

Lejos de lo que les pueda sugerir su título, la lectura de "Tauroética" no exige conocimientos previos de filosofía, ética, moral, ni, si quiera, de tauromaquia. Savater, que no cuestiona la raigambre tradicional ni los valores artísticos de las corridas de toros, seamos sinceros, la tradición y la plasticidad por sí solas no legitiman las corridas de toros, ataca las argumentaciones "moralistas" de quienes quieren suprimir los festejos taurinos mayores "una auténtica excepción cultural, el engarce improbable y frágil entre un crudo ritual antiguo y la estilización normativa, codificada hasta el melindre, que la modernidad impone en los espectáculos públicos".

Dentro de un contexto generalizado de sensibilidad ecológica pro-animalista, "Tauroética" repasa la historia del pensamiento sobre la relación que los hombres mantenemos con la Naturaleza y nuestra actitud moral ante los animales, seres cuya capacidad para sufrir no les convierte en sujetos morales, seres a los que, en la actualidad y "a lo Disney", los animalistas se empeñan en prestarles capacidades, vicios y virtudes, exclusivamente, humanas.

Prefiere el filósofo centrarse en las necesidades e intereses de nuestra conducta, la de los hombres, incluso de nuestros instintos, las motivaciones de nuestras elecciones y la manida compasión, de marcado tinte budista.Pero además, Savater pone el dedo sobre nuestra yaga existencial, sobre la muerte, frente a la que buscamos ánimo y ante la cual, los animales han sido utilizados para representar y, paradójicamente, ayudar a comprender el significado de la vida.

Recuerda Fernando con tino, que los humanos somos precisamente los únicos mortales, los únicos, aquellos cuya vida transcurre siempre cara a cara con la muerte. Igualito que en las corridas de toros. Pese a sus adulteraciones y degeneraciones comerciales y turísticas, la mayor amenaza para su futura supervivencia, mucho más que las ILP prohibicionistas, un subterfugio del sistema democrático.

Todo esto, y mucho más abarca "Tauroética", un ensayo de obligada lectura para los aficionados a la Fiesta de los toros necesitados de sacudirse perturbadores complejos y prejuicios. Es hora de sacar el pecho y recuperar la autoestima, si alguna vez la tuvimos. A todo ello nos ayuda Fernando Savater, un intelectual humanista que, sin que nadie se lo pidiera, ha cogido al toro por los cuernos. Gracias maestro.

 

in http://www.burladero.com/inicio/014738/savater/coge/toro/cuernos

publicado por Santos Vaz às 21:41

El ejemplo estaba en Lisboa

Conozca las claves del resurgir de Campo Pequeno

DANIEL HERNANZ 21/10/2010 18:58

Buscando anclajes en tiempos revueltos para la Fiesta en su "sede" española, se recurre con frecuencia al ejemplo francés. Pero otro país vecino, olvidado y apenas considerado, ha levantado en poco tiempo un importante pilar, recuperando y superando el recuerdo de la vieja Campo Pequeno, convertida ahora en un moderno complejo de ocio donde la fiesta de los toros asume un papel protagonista.

La aventura iniciada hace cinco años por el "emprendedor" portugués Rui Bento Vásquez, ex matador y apoderado, le ha dado la razón antes incluso de lo que él mismo pudiera pensar teniendo en cuenta que se trataba de reactivar una afición que llevaba seis largos años hibernando a consecuencia del cierre del antiguo coso.

Pocas plazas, por no decir ninguna, pueden presumir de haber registrado en una temporada como ésta una "ocupación" media del 85% en sus tendidos: "Ha sido un año muy positivo", dice el propio Rui Bento, "además hemos conseguido colgar el cartel de ‘no hay billetes' hasta en cinco corridas". Las casualidades o los golpes de suerte no son habituales y las claves del éxito las cimenta el empresario en un trabajo "a medio-largo plazo" con sus frutos a la vista.

Pero el ejemplo lisboeta no se ciñe únicamente al éxito en taquilla y abarca otros triunfos mediáticos y sociales en los que los toreros, ganaderos y empresarios españoles andan ahora ocupados en recuperar.

Atraer a los grandes medios, una de las claves

Seis corridas de las quince programadas esta temporada han sido retransmitidas por televisiones de la máxima difusión, de manera gratuita y abiertas a todo tipo de públicos, no sólo al incondicional taurino. En tres de ellas, fue la cadena pública RTP1 (el equivalente portugués a la Primera de TVE) la que introdujo sus cámaras en el escenario taurino de la capital lusa. Las otras tres corridas televisadas corrieron a cargo de la principal cadena privada portuguesa, TVI, algo así como Antena 3 o Telecinco, por seguir con la analogía.

Toros con un share del 41,2%

El dato demoledor llega con la cuota de pantalla, el share que alcanzó la retransmisión de la corrida inauguración de la temporada en Lisboa, allá por el 8 de abril: Un 41, 2%. Aunque en este aspecto las comparaciones no puedan extrapolarse al pie de la letra, el dato doblaría en España al obtenido cada semana por las principales series de ficción emitidas en horario de máxima audiencia o al de reallitys como el consolidado ‘Gran Hermano', que en el estreno de su duodécima edición el pasado domingo registró un 22,8%. Suficiente para destrozar a sus competidores en esa franja horaria nocturna. Aquel día en Campo Pequeno, se anunciaron los rejoneadores Antonio Ribeiro Telles, Joao Salgueiro y Leonardo Hernández.

El prometedor seguimiento televisivo de la temporada taurina en Lisboa no fue flor de un día y mantuvo unas cifras más que dignas en las otras cinco corridas, aunque lógicamente por debajo del estratosférico 41,2 %. En una de ellas, donde alternaron Rivera Ordóñez y Antonio Ferrera con dos 'cavaleiros' portugueses, se llegó a un share del 38,3 %.

¿Cómo atraer a los grandes medios?

Esta batalla, todavía perdida en nuestro país, es la que ahora se propone ganar el grupo de figuras encabezadas por El Juli. Rui Bento, desde su experiencia, pone énfasis en la importancia de mostrar una actitud aperturista y acogedora para captar la atención y ganarse el favor de medios tan influyentes, que no tienen la necesidad de acercarse a la fiesta de los toros: "Hay que trabajar y relacionarse mucho con los medios de comunicación. Eso es muy importante para lograr acuerdos con ellos y abrir los festejos a un público nuevo".

La difusión de las corridas lisboetas no se queda ahí y abarca otros soportes, como el de la prensa escrita: "Muchas revistas, incluso las del corazón, hacen publicidad e incluyen reportajes con los toreros intervinientes. La televisión, además de retransmitir algunos festejos, nos promociona las corridas", constata el empresario. Pero no sólo con los medios, sino también con los políticos: "El díálogo y el contacto con ellos también es fundamental, no hay que darlos de lado sino ahondar en estas relaciones".

Niños, jóvenes, artistas y políticos conviven en el tendido

Todo este caldo de cultivo favorable, propicia la presencia en la plaza de destacadas personalidades y, como si de un juego de dominó se tratara, las piezas caen por añadidura. Actores, cantantes, deportistas, pintores, políticos y hasta la homóloga portuguesa de González-Sinde, ahora que el tema anda tan candente en España, han asistido a las noches de Campo Pequeno, institucionalizadas los jueves por la noche, lo que estratégicamente puede catalogarse como una buena jugada al adelantarse a la oferta de ocio y diversión inherente al fin de semana. Con el bolsillo lleno, más que un clásico domingo de toros, muchos jóvenes han hecho de la plaza de toros lisboeta un punto de encuentro que, después del festejo, exprimen en el centro comercial, los restaurantes y bares de copas que encierra el recinto taurino.

"Para atraer a los jóvenes, que es un aspecto muy positivo de estos años, además de hacer la oferta atractiva, hay que desarrollar una política de precios y descuentos que estimule a acudir a los toros", reconoce Rui Bento. Uno de los sectores, el 7 concretamente, está dirigido precisamente jóvenes y jubilados. Un chaval de 18 ó 20 años, por ejemplo, puede presenciar una corrida en tendido por 12 euros.

Portugal es cuna del toreo a caballo y por su capital han pasado desde la reapertura de Campo Pequeno todas las figuras españolas y portuguesas del momento. El que faltaba, Diego Ventura, se arregló por fin con la empresa la pasada primavera. La cuidada puesta en escena de este tipo de festejos, abundando los ornamentos y respetando escrupulosamente su ritual clásico, hacen del ruedo de Campo Pequeno las tablas de un teatro que estuviera representando una obra de época.

José Tomás y Manzanares, lejos de Lisboa por cuestión 'reglamentaria'

Pero sin corridas de a pie, la apuesta estaría incompleta. Las dos espinas que tiene Rui Bento en el capítulo de contrataciones de matadores de toros se llaman José Tomás y José Mari Manzanares. La usanza y el reglamento portugués, que prohíbe picar a los toros y también estoquearlos, no ha hecho posible que el elenco se remate: "Con los dos lo hemos intentado, pero no entraba en sus planes actuar frente a toros sin picar", reconoce Rui. Este tipo de festejos "semicruentos", puesto que existe tercio de banderillas, no parece que pueda mutar en un futuro cercano a la Fiesta integral que se disfruta en España: "La sensibilidad de la gente no está por ahí, y aunque la Ministra de Cultura haya pasado por Campo Pequeno, el presidente Sócrates no es taurino. En eso se parece a Zapatero", explica Rui Bento.

Por estas "corridas portuguesas", sin caballo ni muerte, han pasado toreros como "Ponce, Morante, Ferrera, El Juli, El Cid, Perera, Rivera Ordóñez... y también hemos contado con matadores y novilleros portugueses, muchos de ellos conocidos en España por hacer temporada. Es una tradición que se ha regenerado, se ha encendido. La Fiesta está de moda en Portugal", termina señalando el dueño de la idea de rescatar Campo Pequeno que, sólo cinco años después, ha derivado ya en una vigorosa realidad.

 

in http://www.burladero.com/reportajes/014745/ejemplo/lisboa

publicado por Santos Vaz às 21:40

21 de Outubro de 2010
TAUROMAQUIA

Campo Pequeno faz balanço de temporada e divulga nomeados para os Galardões 2010

2010-10-21 10:48:44

 
A assistência média por corrida em 2010 foi de 5815 espectadores, com uma taxa de ocupação média da praça de 84%.


A monumental de Lisboa recebeu um total de 15 corridas de toiros – mais duas que na época passada – uma novilhada popular, um espectáculo de variedades taurinas, uma garraiada, uma capeia arraiana e uma aula prática de toureio, num total de 20 espectáculos tauromáquicos, dos quais seis foram televisionados (RTP e TVI).

A Ganadaria Passanha foi a que teve mais reses lidadas esta temporada, com um total de 15 (14 toiros e 1 novilho).

Durante este ano, foram lidados 119 toiros, 15 novilhos e 5 vacas. O peso médio das reses lidadas no Campo Pequeno foi de 546,99 kg.

Um total de 22 cavaleiros profissionais, três praticantes e quatro amadores portugueses passaram pela praça lisboeta. Matadores de toiros nacionais estiveram presentes dois, novilheiros três, novilheiros praticantes seis.

De Espanha vieram três cavaleiros profissionais, três matadores e 11 novilheiros praticantes. Passaram ainda por Lisboa, um cavaleiro da Venezuela, quatro novilheiros praticantes de França, e do México, um Novilheiro praticante e o grupo de forcados de Mazatlán.

Excluindo os grupos de forcados que actuaram em garraiadas, estiveram este ano no Campo Pequeno, 18 Grupos.

Tomaram Alternativa neste emblemática praça nacional, Tiago Carreiras (6 de Maio) e o Venezuelano José Luís Rodriguez (19 de Agosto). Diego Ventura (1 de Agosto) e Francisco Palha (2 de Setembro) confirmaram Alternativa.

Quanto a homenagens, realizou-se a despedida do Cabo do Grupo de Forcados Amadores de Lisboa, José Luís Gomes (8 de Abril); a corrida comemorativa dos 30 anos de Alternativa de Paulo Caetano (2 de Junho); Alejandro Sequeira, do Grupo de Forcados Amadores de Mazatlán venceu o “Concurso de Pegas” (19 de Agosto); e a despedida do Matador de Toiros José Luís Gonçalves (26 de Agosto).

Para a temporada 2010, está prevista a conclusão das obras do museu tauromáquico, reunião de espólio para o museu tauromáquico, merchandising, visitas guiadas à praça e recolocação das placas evocativas.

Durante a conferência de imprensa, realizada durante a tarde de ontem, foi também divulgada a Lista das nomeações para os "Galardões Campo Pequeno 2010", feita com base nas votações dos abonados. Estão nomeados:

CAVALEIROS:
António Ribeiro Telles
Diego Ventura
Pablo Hermozo de Mendoza

MATADORES:
António Ferrera
Francisco Rivera Ordoñez
Miguel Angel Perera

NOVILHEIROS:
Daniel Nunes
João Augusto Moura
Manuel Dias Gomes

CAVALEIRO-PRATICANTE:
Mateus Prieto
Tiago Martins
João Salgueiro da Costa

FORCADO:
Gonçalo Veloso
José Maria Cortes
Vasco Pinto

GRUPO DE FORCADOS:
Montemor
Santarém
Lisboa

PEÃO DE BREGA:
David Antunes
João Ribeiro “Curro”
Mário Figueiredo

BANDARILHEIROS:
Cláudio Miguel
Pedro Paulino
David Antunes

GANADARIA:
Murteira Grave
Luis Rocha
Pinto Barreiros

TOIRO:
Nº 157 – Fandango – Pinto Barreiros
Nº 43 – Flandres – Manuel Coimbra
Nº 37 – Vigoroso – Murteira Grave

A partir desta listagem, caberá ao Real Clube Tauromáquico Português votar, de entre as três nomeações, o nome do vencedor em cada uma das categorias.

A Administração do Campo Pequeno decidiu atribuir o “Galardão Prestígio 2010”, a título póstumo, ao cavaleiro José Mestre Baptista de cujo falecimento passaram 25 anos neste ano

 

in http://www.equitacao.com/noticia.php?n=7325&#pro

publicado por Santos Vaz às 13:52

19 de Outubro de 2010
Tras concluir su buena temporada, el torero nos cita en su casa de La Puebla del Río para hablar de sus hitos, la belleza y el arte.
Día 16/10/2010
Al acabar su temporada, nos recibe Morante de la Puebla en su casa, en el entorno donde él se siente más a gusto: un pueblo blanco andaluz, una casa parecida a las demás. El fotógrafo de ABC hace su trabajo en el patio, junto al pozo, apartando a un perrillo juguetón. Pasamos al salón: el torero enciende un puro y charlamos sosegadamente, sin prisas.
—¿Qué sientes al parar de torear: alegría o tristeza?
—Satisfacción por haber terminado bien la temporada, sin ningún percance grave. ¿Estoy cansado? No lo sé, pero empieza el fresquito y el tiempo ya no te empuja a las Plazas... Sí iré algo a América: Lima, Quito, Bogotá.
—¿En qué te vas a ocupar ahora?
—No voy a cambiar mis hábitos. Tendré, eso sí, más tiempo para pensar y recordar, para mí...
—Has toreado casi sesenta corridas.
—Más de lo que pensaba: demasiadas para mi concepto. Era un reto. Quizá quería demostrarme algo a mí mismo. El año que viene torearé menos.
—No has tenido ningún bache.
—O no se ha notado. Pero la procesión va por dentro. Y la profesión.
—Repasemos algunos hitos. Empiezas cortando orejas en Vistalegre, en febrero. Comenzar en Madrid tenía su riesgo...
—Fue una apuesta del empresario, quisimos participar y todo salió bien.
—Seguiste en Fallas.
—El toro ensabanao, en la corrida de homenaje a Ponce, fue ilusionante.
—Sevilla.
—El Domingo de Resurrección es muy especial. En La Maestranza se me espera pero también se me exige. El 19 de abril corté la oreja a un sobrero de Javier Molina complicado: sobreponerse a las dificultades no era antes habitual en mí pero lo vengo intentando, si veo alguna posibilidad.
—Jerez.
—Estuve muy a gusto con uno de Cuvillo, puse banderillas, hice tres quites...
—Hablando de quites: Madrid, el 2 de junio, corrida de la Beneficencia.
—Fue una tarde completa con el capote. Los quites tuvieron una fuerza tremenda para los espectadores porque Luque y yo queríamos hacerlo bien y lo logramos. Es muy difícil que el toro te embista bien a un quite después del segundo puyazo y, en las plazas de uno solo (la mayoría), no puedes entrar al quite. Creo que eso debería cambiarse: que puedan entrar al quite los tres espadas después del primer puyazo.
—El Puerto, sin cortar orejas.
—Pude cortar cuatro... Fue, probablemente, la tarde en que más a gusto he estado. Con el primero de Sampedro, sentí cómo el capote acariciaba al toro, nacía una atmósfera de belleza...
—En Nimes, la anécdota de la silla.
—No fue nada premeditado. Era un mano a mano y le dije al mozo de espadas: «Mozo, búscame una silla». La trajeron de un restaurante. Yo lo había visto, en vídeos, a Rafael El Gallo. También lo había ensayado. La mejor inspiración es la ensayada. Torear sentado en una silla es difícil: corres el riesgo de hacer el ridículo.
—Pero tú lo hiciste cargando la suerte, con ayudados por alto, en una faena redonda. Y la muerte fue espectacular.
—Eso es algo singular, con un toro que se preste. Vino a morir a mis pies: un momento con magia. No se debe repetir así como así.
—Salida en hombros de Barcelona.
—Fue una emoción especial. La gente se tiró al ruedo, cerca de quinientas personas, y me llevaron hasta el hotel, una hora y pico, imagínate. Yo miraba para atrás y no me lo creía...
—A veces te he visto lidiar bien un toro y salir entre almohadillas.
—La cuadrilla lo llamamos, en broma, «nuestro pasodoble». Yo intento siempre lidiar, sacar partido al toro. Hay reses que requieren doblarse con ellas pero el público está mal enseñado...
—Antoñete dijo de ti que eres el artista con más valor.
—No soy ningún suicida. Se trata de sentirse comprometido seriamente con la profesión. Y con uno mismo.
—Tu estilo no consiste en ponerse bonito.
—¡Claro que no! El estilo es expresarse como uno es. La mejor inspiración es la ensayada, no creo en otra. Nace de sentirse a gusto. Y este año, en general, me he sentido a gusto.
—Tu facilidad con el capote.
—Una parte nace con uno; también, de practicar, de escuchar. Y de fijarse en cómo lo hacen los demás.
—¿Ves muchos vídeos de toros?
—Siempre me ha gustado; sobre todo, los antiguos. En ellos ves la Tauromaquia en estado puro. Lo que menos me interesa es la estética: busco la belleza. Y la naturalidad: ahí está el germen de todo el arte.
—No significa que copies a otros.
—Yo no copio nada: adapto a mi estilo, a mi cuerpo, a mi forma de expresarme. Desde chico quise ser torero, sin tener un ídolo concreto. Nací torero y no veo la posibilidad de dejarlo.
—Sueles ver vídeos de Rafael el Gallo, de Joselito.
—Pero de Rafael se conserva poco; más, de José: un ejemplo absoluto.
—De Domingo Ortega.
—Algunos toreros reducen todo a quedarse quieto. Hay que saber andarle a los toros, como Domingo Ortega; poderlos, con suavidad. Ese es el verdadero arte, que no pasa de moda.
—De Antonio Bienvenida.
—Es un ejemplo de torería. Cuando me vengo abajo, pongo un vídeo de Antonio Bienvenida.
—Procuras no alargar las faenas, si no ves posibilidades.
—Alargar por alargar no tiene sentido. Evitar, así, una bronca no es difícil: yo también lo sé hacer. Pero no quiero salirme de mi línea. Si me tienen que pegar la bronca, que me la peguen.
—¿Eres consciente de los aficionados que te siguen de una Plaza a otra?
—Lo agradezco. Saben que pueden ver algo inesperado, no repetitivo.
—Nos sorprendiste poniendo banderillas.
—Me gusta mucho, cuando se dan las condiciones adecuadas, claro. Intento hacerlo clásico, con gusto, con naturalidad: igual que todo.
—¿Te consideras de la llamada escuela sevillana?
—Es difícil hablar de escuelas en el toreo: prefiero hablar del individuo. Mi toreo nace de La Puebla, es campero, acorde con la naturaleza. De ella surge casi todo lo bello.
—Disculpa la indiscreción: ¿eres creyente?
—Sé que algo hay... Y que influye. Pero no te lo sabría concretar más...
—El toreo, ¿es un arte?
—Sí, cuando alcanza su plenitud.
—¿Te interesan las otras artes?
—¡Claro! El flamenco está muy ligado a los toreros. Y me gusta mucho la pintura.
—¿Qué te impresiona más, en el Museo del Prado?
—Goya, sin duda.
—¿Eres lector? ¿Recuerdas algún libro preferido?
—Me gusta mucho leer: de toros, sobre todo. Recuerdo especialmente el libro de Chaves Nogales sobre Belmonte; el tratado «¿Qué es torear?», de Gregorio Corrochano; la poesía de García Lorca...
—No eres viajero.
—No. Me gusta volver siempre a mis raíces, a mi entorno. Pero me encantó Roma, tan llena de arte.
—¿Qué es lo que más te apasiona?
—El toreo. Es mi obsesión, lo único de lo que no podría desprenderme. Y soñar el toreo es aún más hermoso que torear en las Plazas... Pero recuerdo la frase de Gregorio Corrochano, el gran crítico: «Ser figura del toreo no es cómodo». Y siento que es verdad: supone gran responsabilidad.
—¿Qué harás cuando te retires?
—Fantasear con faenas soñadas. Hablarme a mí mismo de toros es lo que más me ha gustado, desde niño.
—¿Te ha satisfecho de modo especial algún elogio?
—Poco antes de morir, visité al maestro Manolo Vázquez, que ya casi no hablaba, y me dijo: «Estás toreando como hay que torear...» También recuerdo una frase del maestro Pepín Martín Vázquez: «De lo que me llevaré para el otro mundo, lo mejor será un beso de Manolete». Y me apretó fuerte la mano, como diciéndome: «¡Suerte!»
—Es lo mismo que yo te deseo.
Y, después de todo esto, seguimos mucho rato comentando, juntos, vídeos de toreros antiguos...

«Entre Cayetano y yo no hay celos»

publicado por Santos Vaz às 09:40

16 de Outubro de 2010

Recebera a alternativa um ano antes na primeira arena do país apadrinhado por D. José de Athayde e era, ao tempo, o novo valor que estava a despontar e a rivalizar com José Mestre Batista. O empresário Manuel dos Santos apostava forte nesta nova figura e contratava-o várias noites para a temporada lisboeta.
Detentor de um estilo ousado e emotivo marcado pelas entradas de frente ao piton esquerdo, muito ao estilo do próprio Batista, "Quim-Zé" Correia completava 21 anos de idade nesse dia 16 de Outubro de 1966 e alternava com José Lupi e quatro diestros espanhóis no festival a favor do Orfanato Escola Santa Isabel que encerrava a temporada em Lisboa.
Violentamente colhido pelo toiro "Carvoeiro" da ganadaria Rio Frio (que seria depois pegado pelo valente António Sécio, cabo dos Amadores do Montijo), o cavaleiro foi retirado inconsciente da arena e deu entrada no Hospital de Santa Maria já em estado de morte cerebral. Faleceu ao início da noite e o seu funeral foi um dos primeiros que passaram pela Ponte Salazar, inaugurada pouco antes.
Embora estabelecido na Margem Sul do Tejo, mais concretamente na Cova da Piedade, "Quim-Zé" Correia era natural da cidade de Évora.
 

publicado por Santos Vaz às 13:26

Torear y otras maldades

 

 

El intento de prohibir las corridas de toros en Cataluña ha repercutido en medio mundo y, a mí, me ha tenido polemizando en las últimas semanas en tres países en defensa de la fiesta ante enfurecidos detractores de la tauromaquia. La discusión más encendida tuvo lugar en la noche de Santo Domingo -una de esas noches estrelladas, de suave brisa, que desagravian al viajero de la canícula del día-, en el corazón de la Ciudad Colonial, en la terraza de un restaurante desde la que no se veía el vecino mar, pero sí se lo oía.

Alguien tocó el tema y la señora que presidía la mesa y que, hasta entonces, parecía un modelo de gentileza, inteligencia y cultura, se transformó. Temblando de indignación, comenzó a despotricar contra quienes gozan en ese indecible espectáculo de puro salvajismo, la tortura y agonía de un pobre animal, supervivencia de atrocidades como las que enardecían a las multitudes en los circos romanos y las plazas medievales donde se quemaba a los herejes. Cuando yo le aseguré que la delicada langosta de la que ella estaba dando cuenta en esos mismos momentos y con evidente fruición había sido víctima, antes de llegar a su plato y a sus papilas gustativas, de un tratamiento infinitamente más cruel que un toro de lidia en una plaza y sin tener la más mínima posibilidad de desquitarse clavándole un picotazo al perverso cocinero, creí que la dama me iba a abofetear. Pero la buena crianza prevaleció sobre su ira y me pidió pruebas y explicaciones.

Escuchó, con una sonrisita aniquiladora flotándole por los labios, que las langostas en particular, y los crustáceos en general, son zambullidos vivos en el agua hirviente, donde se van abrasando a fuego lento porque, al parecer, padeciendo este suplicio su carne se vuelve más sabrosa gracias al miedo y el dolor que experimentan. Y, sin darle tiempo a replicar, añadí que probablemente el cangrejo, que otro de los comensales de nuestra mesa degustaba feliz, había sido primero mutilado de una de sus pinzas y devuelto al mar para que la sobrante le creciera elefantiásicamente y de este modo aplacara mejor el apetito de los aficionados a semejante manjar. Jugándome la vida -porque los ojos de la dama en cuestión a estas alturas delataban intenciones homicidas- añadí unos cuantos ejemplos más de los indescriptibles suplicios a que son sometidos infinidad de animales terrestres, aéreos, fluviales y marítimos para satisfacer las fantasías golosas, indumentarias o frívolas de los seres humanos. Y rematé preguntándole si ella, consecuente con sus principios, estaría dispuesta a votar a favor de una ley que prohibiera para siempre la caza, la pesca y toda forma de utilización del reino animal que implicara sufrimiento. Es decir, a bregar por una humanidad vegetariana, frutariana y clorofílica.

Su previsible respuesta fue que una cosa era matar animales para comérselos y así poder sustentarse y vivir, un derecho natural y divino, y otra muy distinta matarlos por puro sadismo. Inquirí si por casualidad había visto una corrida de toros en su vida. Por supuesto que no y que tampoco las vería jamás aunque le pagaran una fortuna por hacerlo. Le dije que le creía y que estaba seguro que ni yo ni aficionado alguno a la fiesta de los toros obligaría jamás ni a ella ni a nadie a ir a una corrida. Y que lo único que nosotros pedíamos era una forma de reciprocidad: que nos dejaran a nosotros decidir si queríamos ir a los toros o no, en ejercicio de la misma libertad que ella ponía en práctica comiéndose langostas asadas vivas o cangrejos mutilados o vistiendo abrigos de chinchilla o zapatos de cocodrilo o collares de alas de mariposa. Que, para quien goza con una extraordinaria faena, los toros representan una forma de alimento espiritual y emotivo tan intenso y enriquecedor como un concierto de Beethoven, una comedia de Shakespeare o un poema de Vallejo. Que, para saber que esto era cierto, no era indispensable asistir a una corrida. Bastaba con leer los poemas y los textos que los toros y los toreros habían inspirado a grandes poetas, como Lorca y Alberti, y ver los cuadros en que pintores como Goya o Picasso habían inmortalizado el arte del toreo, para advertir que para muchas, muchísimas personas, la fiesta de los toros es algo más complejo y sutil que un deporte, un espectáculo que tiene algo de danza y de pintura, de teatro y poesía, en el que la valentía, la destreza, la intuición, la gracia, la elegancia y la cercanía de la muerte se combinan para representar la condición humana.

Nadie puede negar que la corrida de toros sea una fiesta cruel. Pero no lo es menos que otras infinitas actividades y acciones humanas para con los animales, y es una gran hipocresía concentrarse en aquella y olvidarse o empeñarse en no ver a estas últimas. Quienes quieren prohibir la tauromaquia, en muchos casos, y es ahora el de Cataluña, suelen hacerlo por razones que tienen que ver más con la ideología y la política que con el amor a los animales. Si amaran de veras al toro bravo, al toro de lidia, no pretenderían prohibir los toros, pues la prohibición de la fiesta significaría, pura y simplemente, su desaparición. El toro de lidia existe gracias a la fiesta y sin ella se extinguiría. El toro bravo está constitutivamente formado para embestir y matar y quienes se enfrentan a él en una plaza no sólo lo saben, muchas veces lo experimentan en carne propia.

Por otra parte, el toro de lidia, probablemente, entre la miríada de animales que pueblan el planeta, es hasta el momento de entrar en la plaza, el animal más cuidado y mejor tratado de la creación, como han comprobado todos quienes se han tomado el trabajo de visitar un campo de crianza de toros bravos.

Pero todas estas razones valen poco, o no valen nada, ante quienes, de entrada, proclaman su rechazo y condena de una fiesta donde corre la sangre y está presente la muerte. Es su derecho, por supuesto. Y lo es, también, el de hacer todas las campañas habidas y por haber para convencer a la gente de que desista de asistir a las corridas de modo que éstas, por ausentismo, vayan languideciendo hasta desaparecer. Podría ocurrir. Yo creo que sería una gran pérdida para el arte, la tradición y la cultura en la que nací, pero, si ocurre de esta manera -la manera más democrática, la de la libre elección de los ciudadanos que votan en contra de la fiesta dejando de ir a las corridas- habría que aceptarlo.

Lo que no es tolerable es la prohibición, algo que me parece tan abusivo y tan hipócrita como sería prohibir comer langostas o camarones con el argumento de que no se debe hacer sufrir a los crustáceos (pero sí a los cerdos, a los gansos y a los pavos). La restricción de la libertad que ello implica, la imposición autoritaria en el dominio del gusto y la afición, es algo que socava un fundamento esencial de la vida democrática: el de la libre elección.

La fiesta de los toros no es un quehacer excéntrico y extravagante, marginal al grueso de la sociedad, practicado por minorías ínfimas. En países como España, México, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y el sur de Francia, es una antigua tradición profundamente arraigada en la cultura, una seña de identidad que ha marcado de manera indeleble el arte, la literatura, las costumbres, el folclore, y no puede ser desarraigada de manera prepotente y demagógica, por razones políticas de corto horizonte, sin lesionar profundamente los alcances de la libertad, principio rector de la cultura democrática.

Prohibir las corridas, además de un agravio a la libertad, es también jugar a las mentiras, negarse a ver a cara descubierta aquella verdad que es inseparable de la condición humana: que la muerte ronda a la vida y termina siempre por derrotarla. Que, en nuestra condición, ambas están siempre enfrascadas en una lucha permanente y que la crueldad -lo que los creyentes llaman el pecado o el mal- forma parte de ella, pero que, aun así, la vida es y puede ser hermosa, creativa, intensa y trascendente. Prohibir los toros no disminuirá en lo más mínimo esta verdad y,

además de destruir una de las más audaces y vistosas manifestaciones de la creatividad humana, reorientará la violencia empozada en nuestra condición hacia formas más crudas y vulgares, y acaso nuestro prójimo. En efecto, ¿para qué encarnizarse contra los toros si es mucho más excitante hacerlo con los bípedos de carne y hueso que, además, chillan cuando sufren y no suelen tener cuernos?

 

Mario Vargas Llosa – El País, 18-04-2010

publicado por Santos Vaz às 12:55

mais sobre mim
pesquisar
 
Subscrever por e-mail

A subscrição é anónima e gera, no máximo, um e-mail por dia.

Outubro 2010
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2

3
4
5
6
7
8
9

12
13
14
15

17
18
20
22

25
26
27
28
29
30



arquivos
2017:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2016:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2015:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2014:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2013:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2012:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2011:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2010:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


2009:

 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12


Contador

Contador de visitas Saúde
subscrever feeds
blogs SAPO